Requisitos para ser un obrero o un líder cristiano

Lecturas bíblicas: 1 Tim.3:1-13;  Tito 1.5  Hechos 6:3;  Ro.12:8;  2 Tim. 2:2;  Mateo 9:37

A continuación se mencionarán y ampliarán los requisitos datos por el apóstol Pablo para toda aquella persona que quiera ser un obrero o líder cristiano:

  1. Irreprensible: que tenga buen testimonio.
  2. Marido de una sola mujer: si vive en pareja, que estén bien casados; si es soltero/a o viudo/a, que viva en santidad
  3. Sobrio: equilibrado y balanceado en sus costumbres: en el hablar, en el humor, en el dormir, uso de la televisión y computadora, visitas, trabajo, enojo, comida, relaciones íntimas en el matrimonio, diversiones, etc.
  4. Prudente: que practique el sentido común en su manera de vivir, sabio, tomando decisiones sensatas en lo familiar, laboral, inmuebles, estable.
  5. Decoroso: ubicado, prudente en la vestimenta, el trato con el sexo opuesto, en su vocabulario
  6. Hospedador: uno que comparte su casa con personas necesitadas, (con sensatez) también comparte su comida, si tiene auto, lo usa para servir a los demás, para llevar gente discapacitada, anciana, etc. &Felipe Saint llevando en su auto a un anciano del hospital hasta su casa en el campo.
  7. Apto para enseñar: el obrero o líder debe adquirir abundante conocimiento de la Palabra de Dios, y aprender a enseñarla o trasmitirla eficazmente a los demás; hacer cursos bíblicos,  leer mucho, aprender de personas que saben más.
  8. No dados al vino: es recomendable no tomar vino nunca, pero la Biblia permite el consumo moderado, preferentemente en la privacidad de la casa. En reuniones de iglesia, o fiestas, se recomienda no usar bebidas alcohólicas, para evitar abusos. No hacer chistes de borrachos, etc.
  9. No pendenciero: un pendenciero es una persona que con frecuencia se pelea, o discute o tiene pleitos con otras personas. Un cristiano debe tener carácter, pero saber controlar su ira. “Enójense pero no pequen”. “La mansedumbre hace cesar las grandes ofensas” (Proverbios).
  10. No codicioso de ganancias deshonestas: El obrero cristiano debe ganar su dinero honradamente, no estar en yugo desigual con inconversos. Si es tesorero, nunca “pedir prestado” el dinero de la iglesia. Si pide prestado dinero o tarjeta de crédito de alguien, pagar las cuentas fielmente, para no perder respeto.
  11. Amable: Es decir, amigable, afable, con buen carácter; tener un temperamento estable y cortés con todos y siempre. Descargar mis posibles frustraciones o broncas con el Señor en oración o con un buen amigo maduro solamente.
  12. Apacible. Uno que trasmite paz a los demás, al cónyuge, a los hijos, a las personas bajo su cargo en el ministerio. “Bienaventurados los pacificadores” Mateo 5. Uno que procura la reconciliación.
  13. No avaro: Que no sea tacaño. No ser una persona que siempre se queja que todo es caro, que no puede dar los diezmos, que no le alcanza, que dice “lo único que hace la iglesia es pedir, pedir”. 
  14. Que gobierne bien su casa, y que tenga a sus hijos en sujeción: Si el líder es casado, es importante que cuide la relación con su pareja, y sea sabio en el trato con sus hijos, pues los demás observan esas cosas. “Los maridos sean sabios con sus esposas para que sus oraciones no tengan estorbo”  I Pedro 3.
  15. No un neófito: Un neófito es un novato, una persona con poca o ninguna experiencia. Antes de ser obrero en la iglesia, es necesario que pase un buen tiempo como aprendiza bajo un pastor experimentado y con trayectoria. El peligro de ser un novato en la Obra es que puede envanecerse fácilmente y echar a  perder la eficacia de su labor.
  16. Que tenga buen testimonio con los de afuera (con los no cristianos): que no tenga deudas por todas partes, que tenga una relación pacífica y amigable con sus vecinos y parientes dentro de lo posible, un buen concepto en el trabajo o escuela.
  17. No calumniadores: El obrero debe aprender a ser discreto, a saber guardar secretos, a no criticar a los otros obreros, especialmente no murmurar de los pastores. En Mateo 18  Jesús enseña que si observo una posible falta en otro cristiano, debo orar e ir directamente a esa persona y expresar mis dudas y buscar la paz y la reconciliación, y no comentar el tema con un tercero.