Áreas de peligro para los ministros

Lecturas: I Tim.3.1-7; II Pedro 1.3-8; I Cor.7.1-5

Para ser fructiferos como siervos de Dios es importante estar en guardia y crecer en madurez respecto a estas áreas en nuestras vidas y ministerios. Dios nos ayudará a mantenernos equilibrados y sanos.

Dinero

El manejo honesto y sabio del dinero nos ayudara a ser felices y fructíferos en la vida personal y en nuestro servicio para Dios.

Dar a Dios fielmente para cosechar en abundancia. Luc.6.38; 2 Cor.9.6-11. Esto incluye diezmos, ofrendas misioneras, y ayuda a los pobres.

Aprender a administrar con cuidado el dinero que Dios nos da. Prov.13.23  En el barbecho (tierra de cultivo) del pobre hay mucho pan pero se pierde por falta de juicio. Mat.25.  Por cuanto fuiste fiel en lo poco sobre mucho te pondré.  Acostumbrarme a registrar todas mis entradas y salidas.

Aprender a generar más dinero. Sant.1.5. Mat.6.33. Dios nos da sabiduría para esto. &Caso de Roberto Letourneau, un cristiano pobre y endeudado que se dejo guiar por Dios y fue grandemente prosperado y daba grandes sumas a misiones.

Orgullo

I Tim.3.6  Todos nosotros tenemos luchas en esta area, y Dios da gracia al que se humilla. No un neófito (novato) no sea que se envanezca. Prov.4.  Sobre toda cosa guardada  guarda tu corazón. 

El humilde aprende nuevas lecciones continuamente, crece y prospera. Prov.22.4. El orgulloso no consulta ni aprende y se estanca.  El que se humilla será enaltecido. &Cuando David Saint fue llamado a pastorear la segunda vez, en su desesperación consulto a muchos pastores veteranos. Multitud de consejeros: Prov.11.14

Desánimo

Elías en I Reyes 19, después de la victoria en el monte Carmelo se deprimió y se desanimó.  Esto le paso en parte porque estaba ministrando solo, y por no tener amigos. Pero Dios le dijo que aun había 7000 que eran fieles a Jehová.  & David Saint en su tercera iglesia paso por un tiempo de desanimo, pero su familia lo alentó, y también pastores amigos, y se levanto con nuevo entusiasmo.

Sexo

I Cor. 7.1-5. El apostol Pablo aconseja a los ministros casados que tengan relaciones intimas con frecuencia para no caer en la tentación con otras personas. Prov.5.15-19 exhorta a las personas casadas a que disfruten frecuentemente el placer sexual DENTRO DE SU MATRIMONIO, para evitar el adulterio (tan frecuente en la actualidad).

Los ministros de Dios debemos hacer consejería solo a personas de nuestro mismo sexo;  y aconsejar a matrimonios en crisis siempre en compañía de nuestro conyuge. Mantener una “distancia” prudente y decorosa y cortés de personas del mismo sexo.

Primero una familia cristiana feliz; segundo el trabajo y el ministerio.

Consejo de un pastor anciano a un joven que se casaba: “Ocúpate de tener buenas y frecuentes relaciones sexuales con tu esposa; si tienes eso, las demás cosas se solucionan”.